La Flauta Mágica – Yelmo Cines

WOLFGANG AMADEUS MOZART

La Flauta Mágica

Live

Premium

Una opera encantadora 

brillante y acrobática.

Una de las obras más queridas del panorama operístico recibe su primera nueva puesta en escena del Met en 19 años: una visión audaz del renombrado director inglés Simon McBurney que The Wall Street Journal declaró "la mejor producción que he presenciado de la ópera de Mozart". Nathalie Stutzmann dirige la Met Orchestra, con el foso elevado para que los músicos sean visibles al público y permitir la interacción con el reparto. En su puesta en escena debut en el Met, McBurney suelta una andanada de florituras teatrales, incorporando proyecciones, efectos de sonido y acrobacias para igualar el espectáculo y el drama de la fábula de Mozart. El brillante elenco incluye a la soprano Erin Morley como Pamina, el tenor Lawrence Brownlee como Tamino, el barítono Thomas Oliemans en su debut en el Met como Papageno, la soprano Kathryn Lewek como la Reina de la Noche y el bajo Stephen Milling como Sarastro.

  • Compositor Wolfgang Amadeus Mozart
  • Libretista Emanuel Schikaneder
  • Cantada en Alemán
  • Subtítulos Castellano
  • Duración 3 horas y 5 minutos aprox.

Reparto

  • Conductor Nathalie Stutzmann
  • Pamina Erin Morley
  • Queen of the Night Kathryn Lewek
  • Tamino Lawrence Brownlee
  • Monostatos Brenton Ryan
  • Papageno Thomas Oliemans

Sinopsis completa

ACTO I

Una tierra mítica entre el sol y la luna. El príncipe Tamino huye de una serpiente espantosa antes de ser rescatado por tres damas al servicio de la Reina de la noche. Cuando estas se van, aparece el pajarero Papageno y le explica que las damas de la Reina le proporcionan comida y bebida a cambio de sus pájaros. Seguidamente le dice que fue él quien mató a la serpiente. Cuando oyen a Papageno atribuirse el mérito de haber acabado con la serpiente, las damas de la Reina vuelven y le colocan un candado en la boca como castigo por haber mentido. Después se dirigen a Tamino y le entregan un retrato de la hija de la Reina, Pamina, que ha sido capturada por el malvado Sarastro. Tamino se enamora instantáneamente del retrato de Pamina. Aparece la Reina. Se lamenta de la pérdida de su hija y pide Tamino que rescate a Pamina. Las damas ofrecen a Tamino una flauta mágica para garantizar su seguridad durante el viaje, y a Papageno, que lo acompañará, unas campanillas de plata mágicas. Las damas terminan invocando a tres espíritus para que guíen a los hombres en su viaje.
En el palacio de Sarastro, el esclavo Monostatos acosa a Pamina, pero se asusta cuando llega Papageno. El pajarero le dice a Pamina que Tamino la ama y que viene a salvarla.
Guiado hasta el templo de Sarastro, Tamino descubre gracias a un sacerdote que la malvada es la Reina, no Sarastro, y que Pamina está a salvo. Tamino toca la flauta, encantando a los animales con su música y esperando que esta guíe a Pamina hasta él. Cuando escucha el sonido de las campanillas de Papageno, se apresura a seguirlo. Monostatos y sus hombres persiguen a Papageno y Pamina, pero el sonido de las campanillas mágicas de Papageno los deja indefensos. Sarastro, que está iniciando una ceremonia, promete a Pamina que la liberará a su debido tiempo y castiga a Monostatos. Pamina y Tamino quedan encantados el uno con el otro, pero los sacerdotes los separan enseguida para mantener su pureza.

ACTO II

En el interior del santuario del templo, Sarastro informa a los sacerdotes de que Tamino se someterá a los ritos de iniciación.
Papageno y Tamino juran un voto de silencio. Aparecen las tres damas y no tienen dificultad para hacer que Papageno falte a su juramento, pero Tamino se mantiene firme.
En un jardín, Monostatos intenta besar a Pamina mientras duerme, pero se esconde cuando llega la Reina de la noche, que entrega una daga a su hija y le ordena que asesine a Sarastro. Cuando Monostatos encuentra a Pamina llorando sola, la fuerza. Interviene Sarastro, que consuela a Pamina y le explica que no pretende vengarse de su madre.
En el interior del templo, Papageno no tarda en faltar a un nuevo juramento de ayuno y coquetea con una anciana que desaparece cuando el pajarero le pregunta su nombre. Tamino permanece firme, incluso llegando al punto de romper el corazón de Pamina, pues ella no entiende su silencio.
Los sacerdotes informan a Tamino de que solo le quedan dos pruebas para completar su iniciación. Papageno, que ha roto su juramento, queda eliminado. Está desesperado y ruega poder encontrar una esposa. Al final acaba por conformarse con una anciana. Cuando le promete serle fiel, ella se transforma en una joven doncella llamada Papagena pero esta desaparece inmediatamente.
En uno de los jardines del tempo, Pamina se desespera a causa de la aparente indiferencia de Tamino y contempla el suicidio. Antes de que consiga quitarse la vida, los tres espíritus intervienen para salvarla.
Mientras Tamino se prepara para las últimas pruebas, llega corriendo Pamina. Juntos se enfrentan a las pruebas de fuego y agua, protegidos por la flauta mágica.
En una ladera, Papageno, desolado, decide colgarse. Los espíritus llegan justo a tiempo y le recuerdan que si usa las campanillas mágicas, encontrará la verdadera felicidad. Cuando toca las campanillas, aparece Papagena, y los dos acaban juntos.
En la entrada del Templo del sol, la Reina de la noche, sus tres damas y Monostatos se preparan para atacar pero son derrotados y desterrados. Sarastro se une a Pamina y Tamino mientras la hermandad alaba a los dioses y el triunfo del valor, la virtud y la sabiduría.